lunes, 28 de julio de 2014

Una flor para doña Nancy



Falleció doña Nancy Lorido de Blanco, viuda de Ricardo Blanco Valiente.



Como se sabe la desaparición de Ricardo Banco, en la pasada dictadura cívico-militar fue uno de los casos emblemáticos de sorianenses detenidos desaparecidos. Su caso, como el de muchos otros compatriotas,  por más de  tres décadas estuvo  en  medio de una inmensa interrogante, al desconcerse  la suerte que había corrido. En  2012 sus restos fueron ubicados en el Batallón 14, en Montevideo. Actualmente descansan en el Cementerio de Mercedes.

Doña Nancy, junto a sus dos hijas debió sobrellevar  esas tres décadas de incertidumbres y miedos sin saber el paradero de su esposo, y como tantas otras mujeres uruguayas padeció las mentiras y los abusos del  poder que le negó la posibilidad de conocer la verdad.  Aunque en su caso, parte de esa verdad pudo develarse en 2012 al encontrarse su restos, permitiendo así a doña Nancy y su familia completar una parte de esa historia familiar.

A continuación transcribimos un reportaje que le realizamos a doña Nancy  en el 2012, al conocerse la noticia de la ubicación de  su esposo, donde  en pocas palabras resume esos años de angustia y dolor.



Ahora “puedo ir al Cementerio a llevarle las flores”

 “Estoy contenta porque se conoce la verdad” comenzó diciendo Nancy Lorido, viuda de Ricardo Blanco. Interrumpida por las lágrimas Nancy lo recordó como una persona que “siempre estaba bien, atento con todos, y atendiéndonos a todos”. Una persona “con muchos amigos”. Comentando “cuántas veces dije que yo iba a ir a llevar unas flores  a cualquier esquina. Iba a decir bueno, por acá anduvo Ricardo, así que voy a dejar flores acá, y una hermana me decía no  hagas esa locura. Pero me daban deseos de hacer algo así, porque yo no puedo llevar esto de que no está”.

Nancy recuerda que Ricardo además de trabajador de UTE y dirigente sindical estudiaba magisterio. “Estaba haciendo segundo año de magisterio, y él no pensaba dejar de estudiar. Leía cantidad de diarios y libros. Le gustaba mucho leer”. Agregando más adelante “nunca pensé que no  lo iba a ver más durante tantos años, y ahora son los restos”. Pero “tengo a donde ir, puedo ir al Cementerio a llevarle las flores que yo le quería llevar desde hace 34 años.  Es un logro esto, a pesar que no puedo dejar de tener lágrimas, que gracias a Dios las tengo, porque sería  imposible vivir sin lágrimas”.








(*) La foto corresponde al 7 de diciembre del 2013, en el acto de inauguración del futuro memorial por los detenidos desaparecidos de Soriano que se erigirá en la rambla de Mercedes.  En la misma se aprecia a doña Nancy  Lorido junto a su nieto y a Carlos Aguilera, amigo de  Ricardo Blanco y que fuera detenido  junto a él en 1978.

www.agesor.com.uy