lunes, 2 de septiembre de 2013

Estudio revela que el trabajo doméstico es casi exclusivamente femenino y desempeñado por personas con bajo nivel educativo


* En Soriano son el 10,5% de los cotizantes al BPS.


MERCEDES
ALDO DIFILIPPO


El Ministerio de Trabajo  y Seguridad Social (MTSS) presentó  el informe “Trabajo Doméstico e impacto de las políticas públicas en Uruguay” en el marco de la celebración del Día de la Trabajadora Doméstica celebrado el pasado 19 de agosto. El informe analiza la realidad de  los trabajadores  domésticos  en  Uruguay  y  el  impacto  de  las principales políticas públicas hacia el sector en los años recientes. Información que fue procesada por el  área  Evaluación  y Monitoreo  de  las  Relaciones  Laborales  y Empleo,  -Observatorio de  Mercado  de Trabajo-  (OMT/MTSS)  a  partir  de  datos  relevados  por  las Encuestas Continuas de Hogares (ECH), Instituto Nacional de Estadística (INE).
“Los puestos de trabajo doméstico se caracterizan por ser una muy importante fuente de empleo para las mujeres, escasamente acompañados de empleos de calidad”, expresa el informe, cuyas conclusiones pueden sintetizarse en: El empleo doméstico representa una proporción muy significativa de  la ocupación femenina. En  el  período  1998-2012,  en  promedio,  el  trabajo  doméstico  representa  15,8%  del  total  de mujeres  ocupadas.  Si  bien  se  producen  fluctuaciones  en  su  peso  relativo,  en  2012  la participación es de 15,4%, similar al promedio.  Es  una  ocupación  feminizada  en  extremo (99%).  Definiendo  tres categorías de ocupación: trabajadores domésticos, cuidadores de niños y cuidadores de enfermos.
“En  el  año  2012  los  trabajadores  domésticos  se  estiman  en  110 mil;  conformados  por  83 mil personas que trabajan como domésticos, 17 mil empleados como cuidadores de niños y 10 mil como cuidadores de enfermos”, expresa el informe. En cuanto al nivel educativo “para todas  las categorías del sector es bajo; ya sea si se considera años de escolaridad alcanzados o en  relación al nivel educativo del conjunto de  los ocupados. El nivel predominante es “hasta primaria”, que representan 41,7% del total; este porcentaje es el doble  que el registrado entre los ocupados del país (22%)”.
Además  la mayor parte de los trabajadores  domésticos  se  concentran  en  el  área  metropolitana (Montevideo y Canelones), en concordancia con la distribución de la población.
“Entre  los  empleados  domésticos  es  muy  elevado  el  porcentaje  que  muestra  una  jornada laboral reducida, considerado uno de los problemas de calidad del trabajo; trabajan menos de  20 horas semanales casi la mitad del total”, agrega el estudio. Con una cobertura  seguridad  social que   no  alcanza a la mitad de  los  trabajadores  domésticos “y es significativamente  inferior  al  porcentaje  de  cobertura  promedio  de  los  ocupados  del  país. Mientras 74,3% del  total de ocupados  realiza aportes a  la  seguridad  social,  sólo 43,5% de  los trabajadores domésticos lo hace en el año 2012”. Aunque se ha registrado un aumento  de casi el 8% de los trabajadores domésticos formales,  comparándolo con el año 2009.
 “Desde la fecha de promulgada la Ley Nº 18.065 -Trabajo Doméstico; Normas para su regulación- (noviembre 2006) a 2012, el número de  trabajadores domésticos que aportan a la seguridad social ha tenido un incremento de 29%, con un crecimiento anual promedio de 7%”, y el número de cotizaciones al BPS  por  los  trabajadores  domésticos  ha  tenido  un  incremento  de 48,7%, lo que  representa  21.109  puestos  adicionales  entre  2012  y  2006,  con  un  crecimiento anual superior a 7%, impulsado por la expansión del empleo doméstico, por el incremento de la cobertura de seguridad social y por el impacto de la referida ley. “Este incremento en el número de cotizantes a Seguridad Social es levemente superior al que se registró para el conjunto de  total de  los ocupados. A principios de los noventa  los puestos de trabajadores domésticos representaban 2,6 % del total de puestos cotizantes al BPS y en el año 2012 ascendieron a 4,3%”. En lo que tiene que ver con las remuneraciones  que perciben estas trabajadoras, experimentaron un “fuerte aumento” comparándolo entre el 2006 y el 2012. “El  salario  real  por  hora  de  las  trabajadoras domésticas y  como  porcentaje  del salario por hora promedio del  total de ocupadas  (pasó de 55,5% a 70,1%),  lo que  implica una reducción  de  la  desigualdad  de  remuneraciones  del mercado  de  trabajo  asociado  al mayor aumento  en  las  categorías  de  ocupación  de  menor  nivel  de  calificación”.
En relación a acceso que tienen a los beneficios sociales, más de la mitad  de  los  trabajadores  domésticos “dicen tener derecho al cobro de aguinaldo”.




En Soriano sólo mujeres

En Soriano el  10,5% de los cotizantes al BPS se desempeñan en trabajos domésticos (cuidador de niños 3,8%, cuidador de enfermos 3,9%,  trabajador doméstico 2,8%). Un sector del trabajo que se ha mantenido estable desde el 2009 al 2012, y que corresponde exclusivamente a  mujeres, ya que al discriminarlo por sexo no existen en  Soriano hombres que  aporten al BPS por esta actividad.





Publicado en www.agesor.com.uy