domingo, 3 de mayo de 2015


En Mercedes no hay profesionales disponibles para atender las demandas de interrupción voluntaria del embarazo


*Las pacientes deben recurrir a servicios de Salud de Fray Bentos.




En Salud cuanto más lejos me pones las solución, más probabilidades hay de que la persona quede por el camino y que por lo tanto recurra a prácticas inseguras o se mantenqa en el circuito clandestino”, se quejó Lilián Abracinskas, directora de Mujer y Salud en Uruguay (MYSU).

Esta organización presentó en Mercedes el resultado de una encuesta sobre Salud Sexual y Reproductiva. En diálogo con Centenario recordó que la Salud Sexual y Reproductiva está integrada al Sistema Nacional de Salud desde el 2010, “en todo lo que tiene que ver con anticoncepción, prevención de violencia, control de embarazo, humanización del parto, acompañamiento, infecciones de trasmisión sexual; o sea son servicios nuevos que hay que empezar a trabajar bien en cómo se articulan dentro de una concepción de promoción y prevención de atención integral. Y a partir del 2012 empezó a estar disponible todos tiene que ver en la interrupción voluntaria del embarazo. Lo que estamos haciendo desde MYSU es cuánto de lo que se dice que está instalado, realmente se instrumenta a nivel territorial, porque los datos que habitualmente manejamos son los promedios nacionales. Pero nunca sabemos al detalle qué pasa después en cada departamento y en cada ciudad y en cada prestador, tanto público como privado”.


ESTO ES UN PROBLEMA
Más adelante agregó que en “Salud Sexual y Reproductiva hay debilidades, pero en abortos hay problemas. Una de las cuestiones de la interrupción voluntaria del embarazo es que no siempre están disponibles los ginecólogos que prescriben la medicación o realizan la interrupción, y por lo tanto hay mujeres de determinados puntos del país que deben ser trasladadas a otras capitales departamentales o a Montevideo para realizar la interrupción”. En el caso de Soriano “no hemos podido tener acceso a información, directamente de las instituciones”. Explicando que en el caso de Mercedes “las mujeres que necesitan una interrupción voluntaria del embarazo deben ser trasladadas porque no hay profesionales disponibles para hacerlo. Esto es un problema”, remarcó Abracinskas. “En Salud cuanto más lejos me pones las solución más probabilidades hay de que quede por el camino la persona, y que por lo tanto recurra a prácticas inseguras o se mantenqa en el circuito clandestino”. También porque “no es una buena intervención sanitaria que se te prescriba en Fray Bentos una medicación que vas a tomar en Mercedes y que después si tenés complicaciones cómo hago para controlar que efectivamente todo se está desarrollando bien y no haya contraindicaciones”, se preguntó.

FALTA DE INFORMACIÓN
Otro aspecto preocupante, agregó Abracinskas es la percepción que tienen las mujeres de entre 15 y 49 años en virtud de la falta de información “sobre los derechos creados por ley ni las nuevas prestaciones que están en los servicios. Entonces si no se difunde la oferta , aunque haya demanda no se encuentra. Porque si la gente no sabe que están estos servicios disponibles no van a ir a consultar”. Otro aspecto negativo es la mala comprensión de la Ley. “Mucha gente piensa que si va a comprar Misoprostol en una farmacia está dentro de la Ley”. Remarcando “la única manera de que el aborto sea legal es cuando se realiza dentro de una institución del Sistema Nacional Integrado de Salud”.

RESERVA
El comienzo de la reunión realizada en Salón de Actos del Hospital Mercedes se centró en cuestionamientos a la falta de información de parte de las instituciones de la Salud de Soriano al Observatorio que realizó el relevamiento sobre Salud Sexual y Reproductiva. En dicha reunión además de las quejas por la falta de esta información, de importancia para conocer la realidad local y aportar un panorama al respecto, se hizo mención a que Mujer y Salud en Uruguay (MYSU) debió recurrir a la Ley de Acceso a la Información para poder acceder a estos datos. Algo que aparentemente las nuevas autoridades del Ministerio de Salud aportarían en breve. Cuestionándose la reserva en los datos por parte de las autoridades de la Salud. “El acceso a la información es un derecho ciudadano” afirmó Lilián Abracinskas de MYSU.
Abracinskas se quejó ya que “es muy confusa la situación. Primero porque no debería haber un interés de ASSE para decir quién accede y quién no accede (a la información) porque eso es discrecional; y eso en una sociedad democrática es realmente preocupante. A quién le doy el mando y a quién no”, por lo tanto “no lo podría determinar discrecionalmente nadie”. Explicando que para acceder a esa información se debió apelar al recurso legal por intermedio de la Ley de Acceso a la Información Pública. “Si no se entiende que el acceso a la información es un derecho ciudadano, creo que ésta es una de las cosas que hay que trabajar”. Opinando que entiende necesario “trasparentar, porque esta no difusión no sólo tiene que ver con las investigaciones que realicemos en el monitoreo, lo que hemos estado detectando es que la población no sabe que los servicios están disponibles, y eso es lo más grave, porque hay una oferta que no se junta con la demanda que la gente tiene”.

..............................



PARADÓJICO
Cuando Abracinskas, Directora de MYSU, continuaba exponiendo sobre la necesidad de trasparentar la información se nos comunicó, a la colega de Diario Crónicas y a éste periodista que debíamos retirarnos de la reunión “porque es reservada”. Al expresarle que habíamos sido invitados para conocer los datos de este relevamiento se nos comunicó que ya habíamos realizado una entrevista y que debíamos retirarnos porque la reunión era reservada.
Paradojas inexplicables ya que mientras se reclamaba trasparentar la información se pide reserva para una presentación a la que habíamos sido invitados.



PERIODICO CENTENARIO, 29/ABRIL/2015