sábado, 6 de diciembre de 2014

Nuevo Código de Proceso Penal

“La aspiración es que el tiempo de los procesos penales bajen considerablemente”, dijo el Presidente de la Suprema Corte de Justicia, Dr. Jorge Chediak.


(Montevideo, por Aldo Roque Difilippo/enviado)  El Dr. Jorge Chediak, Presidente de la Suprema Corte de Justicia afirmó que nuevo Código de Proceso Penal que instrumenta reformas al sistema judicial apuesta a bajar los tiempos de los procesos. Pero que también implicará un cambio en la modalidad de trabajo de Jueces, Fiscales y Defensores.
“Tenemos la dificultad que existe en materia penal para acceder al desarrollo de los procesos, a mí en lo personal me da un poco de vergüenza que el periodismo, sobre todo el periodismo televisivo   tenga que hacer paneos de la fachada del edificio y esperar en la puerta a ver si  alguno de los participantes, cuando sale presuroso y quiere subirse a su auto, hace alguna declaración y así poder informar algo”, comenzó exponiendo el Dr. Dr. Jorge Chediak, Presidente de la Suprema Corte de Justicia.
La falta de trasparencia genera desconfianza
 “Hemos tratado, sobre todo en materia penal, de trasmitir mejor, sobre todo a través de nuestro vocero el Dr. Raúl Oxandabarat y de algunos Ministros que hemos entendido que hoy es necesaria la más absoluta trasparencia, sobre todo en la materia penal. La falta de trasparencia genera desconfianza. Uruguay  no tiene un gran problema de desconfianza en el sistema judicial”, recordando en este punto el Dr. Chediak la encuesta realizada por la Empresa Cifra, a pedido de la Suprema Corte de Justicia, que ubica la credibilidad de sistema judicial en el mismo nivel que el promedio de los países de la Unión Europea, 53%. “Y mejor que los países de la región, pero sin embargo hay un 47% de los uruguayos que no confían en la justicia. Que no entienden tampoco el funcionamiento del sistema judicial. Que algunas características, que son propias del sistema, y que no pueden cambiarse como es la independencia de criterio de los jueces, que significa que en casos iguales un Fiscal y un Juez pueden tener un criterio distinto a otro Fiscal y a otro Juez. ¿Cómo decodifica la ciudadanía esa arbitrariedad? El poder judicial es arbitrario porque a situaciones iguales tiene un tipo de respuesta en un lado y en otro, como si se juzgara la conducta de un solo individuo. Como si yo un día a un caso lo resuelvo de una manera y al otro día lo resuelvo de otro” por tanto “soy arbitrario o incoherente. Pero si distintos jueces, distintos fiscales  que  tienen absoluta independencia de  criterio”  por tanto  “no tienen  criterios iguales en casos iguales; eso no es arbitrariedad, es la esencia del sistema”. Poniendo como ejemplo el Dr. Chediak  la situación que por el mismo delito de abuso de funciones se procesó al Intendente de Colonia, Walter Zimmer y sin prisión al  Presidente del Banco República, Fernando Caloia.
 “¿Qué pasó? Unos Jueces y Fiscales tuvieron un criterio y otros Jueces y Fiscales tuvieron otro criterio. No es  un defecto del sistema sino que es una de las garantías. Aquí ni el Fiscal de Corte, ni la Suprema Corte de Justicia le puede dictar criterio en lo jurisprudencia ni a los Fiscales ni a los Jueces”. Preguntándose el Dr. Chediak “¿cómo se mejora la percepción de la ciudadanía del funcionamiento del sistema judicial?. Transparentándolo, que vean cómo se desarrollan los procesos. Que puedan tener acceso” pero  para eso se requiere que los periodistas tengan “un adecuado conocimiento del proceso”; y además que los operadores de la justicia  “conozcamos  los códigos y los tiempos y el funcionamiento de los medios de comunicación. Es una relación recíproca que debe mejorar muchísimo”.

Aprender a hablar
Para el Dr. Chediak “es importante que Jueces, Fiscales y Defensores aprendan   cómo enfrentar a los medios de comunicación y que los medios de comunicación sepan decodificar las explicaciones de quienes participamos de los procesos”. Por tanto “los  periodistas van a tener que aprender a cubrir los procesos de las audiencias. Va a haber algún tipo de  protocolo. Va a  haber determinadas tomas de frente que no se van a poder hacer, va a haber nombres que no se van a poder revelar”, y determinados datos a preservar para  preservar el proceso judicial.
En tanto “los operadores judiciales vamos a tener que aprender a hablar en público”. Explicando el Dr. Chediak “los defensores saben ejercer la defensa, pero por escrito. Aquí va a haber que  hacer la defensa públicamente, verbalmente en los tiempos del funcionamiento de una audiencia, que uno piensa  que sean breves entonces no  existirán  alegatos de  25 páginas, salvo excepciones enormes, porque las 25 páginas llevan más de una hora para hacer un alegato, y eso hace no solo  a la trasparencia sino a la velocidad de los casos. Las fiscalías van a tener que hacer la acusación también en forma verbal, y los jueces  en principio, salvo que el caso amerite  van a tener que emitir el fallo allí verbalmente, al  final de la audiencia. Y todo ello  para concentrar un juicio que hoy promedialmente, por lo menos en las estadísticas de la Suprema Corte de Justicia en materia penal dura 18 meses, un año y medio para obtener un sentencia de primera instancia. Eso  trae como consecuencia, por ejemplo que recibamos adecuadas críticas internacionales por el nivel  de presos sin condenas que tenemos en nuestros establecimientos. Internacionalmente el nivel aceptable  de  ciudadanos privados de libertad sin condena en los establecimientos está en el orden del 33%.  Se acepta que un tercio por los tiempos procesales sea no condenable. En Uruguay, salvo algunas diferencias que tenemos con el Ministerio del Interior es mayor al 50%. Porque nuestro proceso no es demasiado rápido, porque virtualmente el 100% de quienes son privados de libertad es sin condena, y con el paso del tiempo al año y medio tiene la condena pero eso determina que en el entorno de 9.700 ciudadanos y ciudadanas privados de libertad que hay en nuestros establecimientos desde hace más o menos 3 años, más del 50% no tenga condena”.

Acelerar los procesos
Más adelante el Dr. Chediak  afirmó que la aspiración es que el tiempo de los procesos penales bajen considerablemente “no es que de los 18 meses bajen a 17 o a 14, aspiramos a que en una semana o en dos la mayoría de los juicios puedan estar hecho, con una sentencia dictada en primera instancia. Eso pensamos no tiene por qué afectar el nivel de la población  carcelaria, pero si  afectar fuertemente esa mala relación porcentual de mitad y mitad de quienes  no tienen condena y quienes sí”.



http://www.agesor.com/noticia.php?id=14287