sábado, 22 de noviembre de 2014



“Se va a seguir citando  a los militares que restan”  por la denuncia de 28 ex presas políticas

* El abogado  Federico Álvarez Petraglia adelantó “que incorporaremos inmediatamente a la causa” la declaración del ex militar del Batallón Asencio que reconoció que hubieron torturas en esa unidad militar.



MERCEDES
ALDO DIFILIPPO




El Dr. Federico Álvarez Petraglia  comentó los avances que ha tenido el proceso por la denuncia de 28 ex presas políticas contra militares, policía y civiles que las torturaron durante la pasada dictadura. Como se recordará esta causa se inició en 2011, y también involucra a militares, policías  y civiles de Mercedes, por hechos que ocurrieron en el Batallón Asencio y la Dirección de Investigaciones. Una causa causa por la cual ya han desfilado varios militares, y donde uno de ellos reconoció los métodos de tortura utilizados por las Fuerzas Conjuntas. En diálogo con Centenario el Dr. Álvarez Petraglia  cómo se viene realizando el proceso judicial. Como se recordará una de las denunciantes  es la edil Jacqueline Gurruchaga, junto  a ex presas políticas  que pasaron por Cuarteles y centros de reclusión de Montevideo, Melo y Mercedes, entre otros puntos del país.


Ud. está  llevando adelante la denuncia de  28 ex presas políticas  que, entre otras cosas, denuncian haber sido sistemáticamente violadas  y torturadas durante la dictadura. ¿En qué etapa está esa causa?
-Junto con otros colegas patrocinamos la  causa que Ud. indica, que  se inició a fines del año 2011. La causa ha venido avanzando  lentamente pero firmemente. En una primera etapa se tomaron todas las  declaraciones de las denunciantes, a todos los testigos propuestos, que eran una cantidad importante de personas, y se fue enlenteciendo en  la medida que los militares denunciados  comenzaban a  ser citados a declarar. Por dos órdenes de razones. Por un lado porque  las defensas de los militares planteaban la inconstitucionalidad de la Ley interpretativa  de la Ley de Caducidad, y el expediente se suspendía e  iba a la Corte,  lo cual insumía  6 o 7 meses. Y también en forma acumulativa, una  vez que volvía de la Corte planteaban la prescripción del  expediente, lo cual llevaba que en primera  instancia se resolvía una cosa y a su vez apelaban. Entonces teníamos 6 meses en la Corte y otros 6 meses más, por lo menos, en los tribunales, resolviendo  el tema de la prescripción.
Se  enlenteció por esas razones, pero más allá de eso, se siguió tomando declaraciones y se han citado unos cuantos militares, no todos los que se denuncia porque muchos de ellos  el Ministerio de Defensa hasta ahora no nos ha suministrado las direcciones como  para poder ubicarlos.

Pero este año surgió una novedad  importante con la declaración de Asencio Lucero que reconoció que hubieron torturas en las unidades  militares (Ver Centenario 11/Octubre/2014). ¿Cómo valora ese testimonio?
-Lo valoro positivamente, en el contexto de la causa…

Porque es la primera vez que un militar reconoce eso ante la justicia.
-Desde ese punto de vista si. Es la primera vez que vemos a un militar  en un  juzgado penal, y con su defensa presente, admitir que en los cuarteles, por lo menos en el que él revestía, siendo integrante del S2, la parte de Inteligencia de ese cuartel,  las prácticas que se realizaban con respecto a los detenidos eran esas, claramente violatorias de los derechos humanos. Explicó con lujo de detalles que  a los detenidos se le daban dos opciones: hablar y una  segunda  opción si el señor o la señora no hablaba era  primero plantón durante  muchas horas e incluso varios días, si se mantenía en esa actitud de  no colaborar se le hacía submarino tanto mojado como seco. También se menciona la utilización de picanas, y en el caso de las mujeres reconoce que una de las formas de  ablandar entre comillas era mantenerlas con desnudez forzada,  como una forma de tortura. Imagínese Ud. una mujer  con la desnudez forzada delante de una cantidad  impresionante de hombres.

Me supongo que  para el contexto de la causa, Ud. le da un peso importante a esta declaración.
-Si, ni que hablar  que es una declaración muy importante, porque   parece  increíble, pero es la primera vez que coincide todo lo que han denunciado las compañeras en cuestión, y muchos otros compañeros de esta  causa, con la declaración de este militar. Da la razón de que esas prácticas existieron  en forma  institucionalizada, y que era una práctica general de parte de  todos los integrantes del S2 de aquellos tiempos.


Este juicio además de militares incluía nombre de civiles que participaron de los hechos. ¿Se ha podido determinar,  en lo que va  del proceso, la participación de ellos?
-Se denuncia a civiles, más que nada personal asimilado…

Enfermeros y médicos.
-Exactamente. También policías y mujeres militares, que salvo en esta causa no habían estado denunciadas.  Y también gente que de alguna forma u otra colaboraba en  las detenciones. Ninguno  hasta el momento  ha comparecido a declarar, por ahora. La causa viene avanzando y en el correr del tiempo seguramente todos van a comparecer.


Hace unas semanas cobró estado público, en el Semanario Búsqueda, las declaraciones de un Cabo del Ejército, Luciano González,  que ante la Comisión Especial del Ministerio de Educación y Cultura,  manifestó  cosas similares. Él cumplía  funciones en el Batallón Asencio,  y reconoce que existieron torturas. ¿Tuvo acceso a ese testimonio? ¿Ese tema se incorporará a esta causa?
-Honestamente no tuve acceso a esa declaración. Me entero por Ud., pero  indudablemente la vamos a incorporar. Seguro.  Honestamente  no recuerdo haber leído esa noticia. No por nada en especial con Búsqueda, pero de haber existido esa declaración me parece fundamental. La incorporaremos inmediatamente a la causa.

¿Cómo sigue este caso en los próximos meses?
-Pienso que se va a seguir citando  a los militares que restan. Vamos  a ver qué decide la sede con la declaración de  Lucero, que fue el que declaró con total claridad  cuáles eran las prácticas que se realizaban a ver si  la sede o el Ministerio Publico pueden llegar a tomar alguna decisión sobre él. Pero pienso  que salvo ese militar en particular,  con los restantes se va a  seguir el procedimiento que se ha hecho hasta ahora, que es citarlo en indagatoria con abogado presente, y escuchar  a ver qué responden a las preguntas y a la denuncia que se le están haciendo.






PERIODICO CENTENARIO, 22/NOVIEMBRE/2014