miércoles, 22 de octubre de 2014

Informe de Coyuntura


Tercer Informe Trimestral de Coyuntura  del Instituto Cuesta Duarte  del PIT CNT
Destaca que “todos los sectores de actividad económica se expandieron en el segundo trimestre” del 2014.




Aldo Roque Difilippo

 “En un contexto económico internacional y regional complejo, la economía uruguaya continúa registrando tasas de crecimiento por encima de sus promedios históricos y por encima de la media de América Latina”, comienza diciendo el Tercer Informe Trimestral de Coyuntura  elaborado  por el Instituto Cuesta Duarte  del PIT CNT.  Este estudio releva  información a setiembre 2014, concluyendo que  “luego de un primer trimestre algo flojo en materia de crecimiento, el dato del PIB del segundo trimestre, que mostró una expansión interanual de 3,7%, echó por tierra los pronósticos más pesimistas que daban cuenta de una fuerte desaceleración de la economía y esperaban un trimestre de escaso o nulo crecimiento”.
Los datos del mercado laboral “también continuaron arrojando resultados favorables. La tasa de desempleo se ubicó en 6,6% en promedio en los primeros sietes meses del año, a la vez que siguieron mejorando los indicadores relacionados a la calidad del empleo y el salario real continuó la senda de crecimiento tanto en el sector público como en el privado”, agrega el informe. Opinando que  “es imprescindible seguir avanzando en mejorar los salarios más bajos, la formalización del empleo y las políticas activas que apunten a la capacitación y formación profesional”.
Luego de analizar el contexto económico internacional, el informe elaborado por el Instituto Cuesta Duarte analiza la situación  de la industria que  “se ha visto afectada por la menor demanda de exportaciones hacia Argentina y Venezuela. A esto se suma el hecho de que en los últimos meses la inflación ha tendido a acelerarse, ubicándose por encima del rango objetivo gubernamental”.
Apuntando que las proyecciones de crecimiento para el 2014  “han venido bajando sistemáticamente desde mediados de año y actualmente se ubican por debajo de 1%, menos de la mitad de lo que se esperaba al comenzar el año (2%)”.
Explicando que  “un contexto regional más adverso es sin dudas un obstáculo a la expansión de la economía uruguaya. En el caso de la economía brasileña, un menor crecimiento implica una menor demanda para las exportaciones de bienes uruguayos, en la medida en que Brasil es el segundo destino después de China y tiene una participación importante en las ventas totales al exterior (el año pasado una quinta parte de las ventas externas uruguayas se dirigieron a ese destino). Obviamente no todos los sectores exportadores se ven igualmente afectados sino
que el impacto recae más duramente sobre aquellos que exportan a Brasil y que tienen dificultades para redireccionar sus ventas a otros destinos. No obstante, la mejora en la competitividad bilateral con Brasil, tanto por el repunte que tuvo el tipo de cambio en nuestro país, como por el aumento de la inflación en el vecino país permiten prever una mejora en la entrada de turistas provenientes de este país. En el caso argentino, el mayor impacto comercial ya fue procesado en los últimos años y se espera que la compleja situación macroeconómica de este país se siga expresando a través de una merma en el turismo”.

Dinamismo de las exportaciones
   Más adelante el informe agrega que “la actividad económica doméstica se expandió 3,7% en el segundo trimestre respecto al mismo trimestre del año anterior y 2% en relación al trimestre inmediato anterior en términos desestacionalizados”. Un dato que el PIT CNT cataloga como “sumamente positivo” teniendo en cuenta que el 2014  comenzó  “con un crecimiento trimestral bastante por debajo de lo esperado. Además, junto a la publicación del dato del segundo trimestre se corrigió al alza el del primer trimestre”.  Explicando ese crecimiento por “el dinamismo de las exportaciones y en menor medida por la dinámica de la demanda interna. En efecto, las exportaciones se expandieron un 8,1% en términos de volumen físico mientras que las importaciones lo hicieron a un ritmo menor (2,4%). La demanda interna por su parte, tuvo un comportamiento dispar. Por un lado, se verificó un crecimiento del consumo final (4,4%), liderado por el gasto privado de los hogares (4,5%) y en  menor medida por el por el consumo del gobierno (3,4%). Por otro lado, la inversión registró una contracción (-8%) a raíz de las menores inversiones del sector privado, afectadas por la  finalización de Montes del Plata, que no pudo ser compensada por una mayor inversión pública”.


Salvo la Construcción
El informe agrega que salvo la Construcción, “todos los sectores de actividad económica se expandieron en el segundo trimestre en su comparación interanual. En particular, destaca el crecimiento de suministro de electricidad, gas y agua (29,7%), fruto de una producción hidroeléctrica constante que fue posible por los niveles de lluvia registrados, el de Transporte, almacenamiento y comunicaciones (8,1%) y de las Actividades primarias (2,7%)”.
Explicando el crecimiento de las exportaciones, producto “de las ventas de Carne bovina fresca o refrigerada (6,1%), en buena medida producto del ascenso de los precios de colocación de la producción uruguaya en mercados más exigentes. Por otro lado, se registran incrementos en las exportaciones de Madera y sus sub-productos derivados (10,7%), Arroz (10,6%) y Trigo (188%), el cual se recupera luego de una cosecha afectada por excesos de lluvias. Por otro lado, entre los rubros que contraen sus ventas en este período se encuentra la Soja (-8,3%), pese a lo cual se mantiene en primer lugar del ranking, explicando por sí sola un cuarto del total exportado. Asimismo se observan caídas en aquellos rubros con fuerte inserción en la economía argentina como Autopartes (-10,5%), Vehículos (-12%) y Plásticos y sus manufacturas (-6,4%)”.


Exportaciones y trabajo
  “La República Popular China se consolida como el principal socio comercial”, agrega el informe, significando  un 22,2% de las exportaciones uruguayas (soja, carne bovina, lana). “Su dinámico crecimiento, ha sido un factor clave para explicar el ciclo de altos precios de alimentos y materias primas básicas (commodities), del cual la región se ha beneficiado en su conjunto en los últimos años. Con la moderación del crecimiento chino, los precios de los commodities han
tendido a moderarse, incluso a retroceder en ciertos casos”.
Al analizar el mercado de trabajo el Informe de Coyuntura del PIT CNT  puntualiza que  “en los primeros siete meses de 2014 la tasa de desempleo se ubicó en promedio en 6,6%, lo que representa un leve descenso respecto al 6,7% observado para igual período del año anterior. La tasa de empleo en lo que va de 2014 se ubicó en 60,3%, la cifra más alta desde que se dispone de estadísticas”. Estimando que  “los desafíos del mercado laboral continúan pasando por reducir las brechas de desempleo existentes (sexo y edad fundamentalmente) y mejorar la calidad en el empleo. Sobre este último aspecto, el no registro a la seguridad social mantiene la tendencia decreciente, pero aun afecta a más de 400.000 trabajadores, mientras que los bajos niveles salariales todavía alcanzan a un elevado porcentaje de trabajadores, en particular aquellos que se desempeñan en el medio rural, servicio doméstico, el comercio y algunos subsectores específicos de los servicios y la industria”.

 Aumento de precios en alimentos
   En cuanto a la inflación,  “el IPC registró un incremento del 8,0% en los primeros nueve meses del año. Desde febrero a esta parte, si bien los registros inflacionarios permanecen por encima del rango meta establecido por el BCU, el ritmo de aumento de los precios se viene moderando lentamente”. El informe puntualiza como el rubro que mayor incidencia ha tenido en el aumento de los precios, en el año móvil cerrado a setiembre, “es Alimentos y bebidas no alcohólicas, explicando por sí mismo 2,7 puntos porcentuales de la variación total. Dentro de los alimentos, se destacan los aumentos en el precio de la carne, las verduras, el pan y los cereales. El segundo rubro en importancia, corresponde a la Vivienda (con una incidencia de 1 p.p.), en particular los alquileres y en menor medida algunas tarifas públicas, como agua y el servicio de recolección de residuos”.
En cuanto al poder de compra “de los salarios, en promedio han continuado expandiéndose durante 2014 y todo hace suponer que el cierre de año implicará completar el undécimo año de crecimiento sostenido del salario real. Entre los meses de enero y agosto de este año, el salario real creció en promedio un 2,9%, en relación a igual período del año anterior, por el efecto de un incremento del 3,5% del salario en el sector privado y del 1,9% para el sector público. Dentro del sector privado, los salarios del Comercio y reparaciones, fueron los que registraron los mayores incrementos en lo que va del año, con un aumento real de 5,3%”.
Dentro del sector público los trabajadores del Gobierno central vieron incrementadas sus remuneraciones reales 2,7% en promedio, “mientras que en las Empresas públicas el aumento promedio fue de 0,8% en términos reales”; entre otros aspectos analizados por este documento.




 www.agesor.com.uy