sábado, 23 de agosto de 2014

Bajaron notoriamente las espirometrías positivas en los últimos 7 años



Aunque el alcohol es el “principal problema sanitario del país en el área de los consumos problemáticos”.




Las espirometrías positivas en siniestros viales bajaron de un 26% al  6% entre el 2007 y este año de estudio realizado por la Unidad de Seguridad Vial (Unasev).
Como se sabe el próximo 24  de agosto se celebra en Uruguay la noche de la nostalgia, una fiesta que rápidamente se  masificó  y  en la cual suele consumirse alcohol. 
La Unasev  todos los años  lanza una campaña de prevención de accidentes, que en el  2014  tiene  a los humoristas “Los decadentes auténticos”   como centro de la campaña publicitaria  difundiendo las consignas de no consumir alcohol ni fumar marihuana si se  va a conducir un vehículo. Es que este año  se incorpora como novedad los controles de consumo de marihuana a los habituales de alcoholemia. Un test sencillo que se realiza mediante una muestra de saliva y que permitirá saber si el conductor fumó o no marihuana.



Baja percepción
  Previo ella la Unasev se realizó en Montevideo un Simposio Internacional sobre uso Problemático de Alcohol. En él la Unasev difundió un estudio sobre el consumo de alcohol en los conductores de vehículos.
El director de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública, Ariel Montalbán, aseguró que el alcohol es el “principal problema sanitario del país en el área de los consumos problemáticos”, y reconoció que “ha sido el gran olvidado en las políticas sanitarias y públicas”. Es en este sentido que las autoridades públicas prevén ofrecer prestaciones específicas para usuarios que padecen consumo abusivo. Existe una “baja percepción” de la población en cuanto a los riesgos que supone el consumo de alcohol, aseguró a su turno el secretario general de la Junta Nacional de Drogas, Julio Calzada. También expuso allí el presidente de la Unidad Nacional de Seguridad Vial, Dr. Gerardo Barrios, quien afirmó que en el año 2007, -cuando se podía conducir un vehículo (con libreta no profesional) con 0,8 gramos de alcohol por litro de sangre - las espirometrías positivas en siniestros de tránsito eran un 26%. Ahora, en el 2014, con un máximo de alcohol autorizado de 0,3 gramos por litro de sangre, los siniestros viales en el que se constata la presencia de alcohol son el 6%, afirmó Barrios. “La exigencia es mayor y los conductores cada vez se comportan mejor”, agregó el jerarca.  No obstante ello, aseguró que “hay 13.000 personas que están inhabilitados para conducir por haber sido detenidos con más alcohol del permitido mientras manejaban”.




PERIODICO CENTENARIO,23/agosto/2014