lunes, 14 de julio de 2014

Entre julio y agosto a 15.166 beneficiarios  se les suspenderá la asignación familiar

La cifra representa la mitad de lo que se produjo en el 2013, y surge del control y cruzamiento de datos entre ANEP, BPS, MIDES, MEC y OPP.

MERCEDES
ALDOD DIFILIPPO


Solamente el  3% de los beneficiarios han perdido temporalmente  la asignación familiar, una cifra que se redujo a la mitad con respecto al  2013. Pero entre los meses de julio y agosto  otro 3%, a 15.166 beneficiarios  se les suspenderá  la asignación familiar. Las suspensiones se realizarán por inasistencias no justificadas o la no matriculación de los beneficiarios en la educación formal.  La información fue proporcionada  por autoridades de ANEP, BPS, MIDES, MEC y OPP, correspondiente al tercer cruzamiento  entre las asignaciones familiares y el progreso educativo en estos dos últimos años, y el primer cruce que se hace a nivel público y privado. El Presidente del BPS, Ernesto Murro  destacó que la mejora que se viene dando en los salarios reales de los trabajadores reduce el número de beneficiarios de asignaciones familiares. Esto es parte de un proceso interinstitucional que fue acompañado por dos grandes cambios en la administración del sistema: la actualización de datos a la encuesta del año 2012 y la anualización de los ingresos. “Estas modificaciones permiten una mejor administración y una mayor estabilidad del sistema”, sostuvo Murro.
De acuerdo a datos del BPS en los últimos 7 años, la pobreza en los niños menores de 6 años bajó del 53,5 % al 22,5%; entre los 6 y los 12 años disminuyó de 52,6 % al 21,2 %; y de los 13 a los 17 años del 45,2 % al 19,9 %.
En 2007 se destinaban a las asignaciones familiares 133 millones de dólares, mientras que en el año 2013 aumentó a 223 millones de dólares. En relación a la redistribución geográfica casi el 70 % de los beneficiarios están en el interior del país, cifra que en los últimos años ha venido creciendo.


Asignaciones familiares
Para esta tercera etapa de la suspensión hay casi 500.000 asignaciones familiares que están controladas a través de mecanismos informáticos.
Entre julio y agosto se van a realizar 15.166 suspensiones, que corresponden a un 3 % de los 493.000 beneficiarios. Las suspensiones se realizarán por inasistencias no justificadas o la no matriculación de los beneficiarios en la educación formal.
 En el año 2013, se suspendió el 6 %, lo que implica que este año el número de suspensiones disminuyó a la mitad.
El año pasado se suspendieron a 41.000 beneficiarios, de ellos, 7.000 cumplieron 18 años por lo que quedaron afuera del sistema de asignaciones familiares. De los 34.000 restantes se reintegraron al sistema educativo 11.000 durante el mismo año 2013 y 6.000 se reintegraron a partir de marzo de 2014.
Esto es una suspensión, no una quita, aseguró Murro. En la medida que los estudiantes se reintegren al sistema educativo, los familiares a cargo, en un plazo no mayor a una semana, volverán a cobrar el beneficio.



Volver al sistema educativo
El consejero del CODICEN, Javier Landoni, afirmó que este es un ejemplo de trabajo coordinado de las políticas impulsadas desde el Gobierno nacional. "Desde nuestro lugar, debemos extremar la búsqueda de todas aquellas medidas que permitan que esos 15.000 jóvenes, se reinserten en el sistema educativo".
Para ello, dijo que existen dos iniciativas muy concretas: el proyecto “Saber”, impulsado desde educación primaria y “Volver a estudiar” para los estudiantes de educación media.



Descenso de suspensiones
El ministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker, destacó el significativo descenso que existió este año en la suspensión de las asignaciones familiares. En base a un estudio realizado por el MIDES, 11.000 niños y adolescentes suspendidos en el año 2013, se reinscribieron en la educación formal este año. El 46 %  son menores de 12 años, 4.500 pertenecen a Montevideo y el 53 % se inscribieron en el Consejo de Educación Primaria, el 34 % en Secundaria y el 14 % en el Consejo de Educación Técnica y Profesional. 
Olesker manifestó que hay más jóvenes que también recuperaron la asignación familiar, pero que se inscribieron en centros de educación no formal. También agregó que este proyecto refleja un trabajo interinstitucional y, al mismo tiempo, una salida muy proactiva en el interior del país.




PERIODICO CENTENARIO, 12/JULIO/2014