sábado, 26 de julio de 2014



Balance al final del período
Se fue Besozzi, con la popularidad en alto y  sin enemigos políticos




MERCEDES
ALDO DIFILIPPO



Guillermo Besozzi dejó el cargo en el filo del plazo constitucional en procura de obtener una banca en la diputación. Culminó así dos períodos al frente de la Intendencia de Soriano que, junto a los dos períodos comandados por Gustavo Lapaz, y al que le correspondió a Holf Caresani totalizarán 25 años de notorio predominio nacionalista  en Soriano.


Más funcionarios, menos responsabilidades
A diferencia de su antecesor, Besozzi se va con la popularidad en alto, con un respaldo considerable en las urnas (pese al escaso apoyo recibido en las pasadas elecciones internas), casi sin enemigos políticos o grandes enemistades, pese a que transcurrió estos últimos diez años en medio de  temas controversiales. Sorteó a su modo los inconvenientes propios de la gestión municipal y parece encaminarse hacia la banca en Diputados sin sobresaltos. Siempre y cuando no ocurra una catástrofe política, algo inusual en la predecible política sorianense.
Llegó a la Intendencia de Soriano luego ocupar una banca en la Junta Departamental, donde quizá la única crítica que tuvo fue que era uno de los ediles más faltadores.  Fue suplente del ex Intendente  Gustavo Lapaz  en su segundo período de gobierno  para sucederlo en el cargo, ya despegado de su figura y con un perfil propio. Cuando ingresó, la Intendencia de Soriano tenía 1070 funcionarios, la deja con 1747  (más del 63% de aumento). A poco de comenzar su mandato creó la figura del eventual, una modalidad nueva de contratación donde la Intendencia no genera relación de dependencia con el personal contratado a término, y que le permitió aumentar la planilla laboral sin que crecieran sus responsabilidades al momento de rescindirles el contrato. Es decir, ganó funcionarios y sumó precarización laboral.
Algo que si bien podría haberle acarreado alguna crítica, fueron más bien escasas y tímidas, surgidas desde el Frente Amplio, o de su propio partido en la voz del edil Fernando Vélez, que en el primer período integró el equipo de gobierno y que, a la luz de los discursos surgidos en este segundo período parecía más opositor a Besozzi que correligionario.
Avenida Besozzi. En  uno de los caminos de la chacra 
del Intendente hay un cartel, simulando un indicador 
de calle, con el  nombre AVENIDA BESOZZI, una 
broma de sus familiares le obsequiaron tiempo atrás. 

El patrón
Guillermo Besozzi asumió en 2005  despegándose rápidamente de su antecesor (del cual fue compañero de fórmula): “Quienes estén al frente de la comuna tendrán poder de resolución, no comparto esas administraciones en las que todo debe pasar por el jefe comunal” (diario Acción 09/05/2005). En esa elección obtuvo 17.506, más de la mitad de los votos obtenidos por el Partido Nacional (30.773), y quizá comenzó a  percibir cómo podría plantearse el panorama, sin contrincantes de peso cerca, por lo que  comenzó a perfilarse  como  el  conductor del partido con las manos suficientes en la Junta Departamental como para respaldarlo. Sumado al hecho de que la política de Soriano había atravesado por diez años una impronta unipersonal y en muchos casos cerradas.  El departamento salía de 10 años  donde, a modo de ejemplo, el director de Turismo afirmaba que Soriano  no era atractivo para el turista: “hasta le tendríamos que cambiar el nombre a la Oficina de Turismo: Oficina de Visitantes tendría que ser, si no, nos estamos engañando todos” (Alfredo Sáez, La República 21/01/2005).  Ante ese panorama cualquier apertura se convertía en la luz salvadora, y en gran medida a eso apostó.
Al primer período Besozzi lo sobrellevó sin sobresaltos y fue reelecto. De los 17.506 obtenidos individualmente en el 2005, pasó a 28.265 votos en el 2010. El Partido Nacional obtuvo a impulso de la Lista 903 un contundente respaldo electoral, 30.033 votos contra un lejano Frente Amplio que apenas sumó 19.558. Para decirlo de otra manera en las elecciones del 2010 la lista oficialista con Besozzi a la cabeza superó  la suma de los votos obtenidos por el Frente Amplio, el Partido Colorado, el Partido Independiente, más los votos anulados y en blanco. Ahora si su figura se consolidó como el patrón y dueño del Partido Nacional y del espectro político sorianense, y quedó demostrado en las decisiones que se adoptaron: el Polideportivo, el Catamarán (emprendimientos en los cuales hábilmente consiguió el apoyo del gobierno nacional dejando en falso las críticas de los frenteamplistas). Las presupuestadas y que no se cumplieron, o se cumplieron a medias;  e incluso sin tomar en cuenta los reclamos de los vecinos de Agraciada, Villa Soriano y Santa Catalina que juntaron firma y se movilizaron reclamando convertirse en Municipios. En el segundo período Besozzi se vio  apenas  afectado por las movilizaciones de los vecinos de Agraciada que se oponen a la instalación de Cereoil con un proyecto aceitero en esa localidad. Pero otra vez jugó con una carta más grande:  el gobierno nacional. Primero el Ministro Tabaré Aguerre que defendió el emprendimiento, enfáticamente, y de frente  los ediles frenteamplistas en la inauguración de  la Expoactiva de 2013.  Después el  Ministro de Educación y Cultura, Ricardo Ehrlich que pidió la intervención de la Comisión Nacional de Patrimonio, que estudió el caso y elaboró un informe. A  más de un año de aquellos hechos todavía el gobierno no se ha definido, haciendo que Besozzi se desembarazara de la responsabilidad.


El futuro
Besozzi cierra así su mandato con  un presupuesto municipal en constante crecimiento, desde los  casi 900 millones de   pesos iniciales del 2012, a los más de  mil cien millones proyectados para su sucesor, Agustín Bascou o quien quede en su lugar  para utilizarlos en el  2015.
Deja la conducción de la Intendencia para dedicarse a la actividad política, donde la diputación parece ser el primer paso, ya que dependerá de cómo se ubiquen los nombres de Alianza Nacional en el Senado, por lo que  es casi factible que de  conseguir un lugar preferencial también sea electo Senador y tenga que optar por quedarse en Diputados o en la Cámara alta.
Actualmente Guillermo Besozzi tiene 53 años, por lo que en la próxima elección, de no ocurrir nada extraño, estará en condiciones óptimas y con la experiencia más que suficiente para regresar a la actividad política departamental, o escalar en el espectro político nacional.

-         - - - - - - -


Algunos números





Presupuesto IMS
VOTOS

(**)

Empleados IMS
$
al P. Nacional
a Besozzi

año 2005
1070

30773
17506
56,88%






año 2010
1177

30033
28265
94,11%
año 2012

896371170



año 2013
1747
993640230



año 2014

1064599010
13030 *
5880 *
45,12%
año 2015

1101213270










* Elecciones internas.




(**)  Porcentaje que le correspondió a  Besozzi con respecto


a todos los  votos obtenidos por el Partido Nacional.








PERIODICO CENTENARIO, 26/julio/2014