miércoles, 26 de marzo de 2014


En base a recomendaciones del MSP
Centros educativos contarán con “cantinas saludables”



MERCEDES
ALDO DIFILIPPO

Próximamente los centros educativos contarán con “cantinas saludables“. El anuncio fue realizado por la Ministra de Salud Pública, Susana Muñiz.
Encuestas recientes muestran una tendencia creciente en problemas de sobrepeso y obesidad en niños y adolescentes, dijo  Susana Muñiz, durante la presentación del alcance de la ley 19.410 que protege la salud de la población estudiantil pública y privada con alimentación saludable. Explicando que la reglamentación de la ley 19.140, aprobada recientemente, es un paso trascendental en la protección de la salud de los niños y adolescentes uruguayos que asisten a centros educativos públicos y privados.
“Las llamadas enfermedades socialmente transmisibles, como la obesidad y el sobrepeso, son actualmente un gran problema para la salud pública de una sociedad, según encuestas recientes, y tienen su origen en la imitación de conductas poco saludables”, puntualizó la Ministra de Salud Pública. Indicando que se pretende promover estilos de vida saludable en el ambiente escolar y liceal, llegando a educadores y padres para trabajar juntos desde distintos lugares del Estado, “porque son los actores principales que deben involucrarse en esta política, para que en los próximos años tengamos una población más sana”.

Alimentos saludables

En los “Lineamientos nutricionales para la venta de alimentos en centros educativos” elaborado por el MSP, se establecen 3 grupos de alimentos, “a modo de guía” para la  venta en centros educativos:  Grupo 1- Alimentos y bebidas naturales o mínimamente procesados recomendados. Explicándose que “son alimentos y bebidas, que deben ser promovidos ya que por su contenido en vitaminas, minerales, fibra y/o tipo de grasas contribuyen a mejorar la calidad global de la alimentación y/o a la prevención de enfermedades crónicas”. Comprendiendo: “Frutas frescas, enteras o mínimamente procesadas (peladas y cortadas en trozos,
deshidratadas o en ensaladas) que no contengan azúcares añadidos. Frutos secos y semillas (como maníes, nueces, almendras, semillas de girasol, etc.) que no contengan azúcares, sal ni grasas añadidas (no fritos). Deberán presentarse en un tamaño de  envase adecuado para no exceder el valor energético máximo de 200 kcal establecido por porción (aproximadamente 30 gr ó 2 cucharadas). Leche preferentemente descremada o semidescremada, en cualquiera de sus formas de conservación. Productos lácteos (leches fermentadas, yogures, etc.) elaborados a partir de leche entera, descremada o semidescremada, sin agregados de confites o golosinas, que cumplan con los criterios establecidos en cuanto al contenido de nutrientes y energía. Agua, envasada. No se consideran aguas aquellas que contienen agentes aromáticos y/o edulcorantes, incluidas en la categoría de bebidas refrescantes. No obstante, se recomienda  que el acceso sea gratuito a partir de bebederos o dispensadores de agua.  Jugos de 100% de fruta natural y jugos de fruta a base de concentrado que no contengan azúcares añadidos o edulcorantes no calóricos. Bebidas a base de hortalizas sin azúcares añadidos o edulcorantes no calóricos”. El grupo 2 está constituido por preparaciones elaboradas en el punto de venta con ingredientes recomendados: “Refuerzos o sándwiches, preferentemente elaborados con pan integral, pudiendo contener quesos con bajo contenido de grasa (magro, muzzarella, danbo, cuartirolo) y sodio y agregado de vegetales.  Bizcochuelos y tortas caseras, elaboradas con aceite, sin manteca ni margarina.  Preferentemente con agregado de frutas o vegetales.  Galletitas caseras, scons, elaborados con aceite, sin manteca ni margarina, preferentemente en base a harinas integrales, simples o con agregado de semillas, frutos secos, frutas o vegetales”.
El grupo 3 lo componen alimentos procesados que cumplan con los límites establecidos en cuanto al contenido calórico y de nutrientes, “cuyo envase deberá contener una sola porción. Este tipo de alimentos se recomienda incluir en la oferta del kiosco con el fin de dar mayor variedad, pero solo cuando su aporte de calorías, grasas, azúcares y sodio no superen los máximos establecidos”. Compone este grupo “postres de leche, elaborados a partir de leche entera, descremada o semidescremada, que cumplan con criterios establecidos para lácteos.  Cereales de desayuno y barritas de cereales siempre que cumplan los criterios establecidos para alimentos en general. Galletas, panificados y productos de repostería, cuando cumplan los criterios establecidos para el contenido de energía y nutrientes.  Helados, preferentemente elaborados con leche que cumplan los criterios previamente establecidos”.

 ------------------------------------

Mucho sobrepeso

“El sobrepeso y la obesidad, que han aumentado rápidamente en los últimos años y muestran prevalencias preocupantes en todos los grupos etarios”, expresa el documento elaborado por el MSP con los lineamientos nutricionales. Agregando que “constituyen uno de los principales factores de riesgo para muchas de las enfermedades crónicas no transmisibles. En nuestro país, de acuerdo a la Encuesta Nacional de factores de riesgo para ECNT (enfermedades crónicas no transmisibles) realizada en 2006 por el MSP, el 57% de los adultos presenta algún grado de sobrepeso u obesidad. En un 30,4% de los encuestados se observan cifras de presión arterial elevada, en un 5,5% glicemia elevada, en un 27% hipercolesterolemia y más del 90% presenta al menos un factor de riesgo para ECNT”. Agregando que una encuesta entre adolescentes  realizada en 2012 entre alumnos de Segundo y Tercero del Ciclo Básico y Primer año de Bachillerato de centros de enseñanza públicos y privados, “casi el 27% de los estudiantes presenta sobrepeso u obesidad y un 7% son obesos. Según un estudio realizado por el Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de la República en 2005 en niños de escuelas públicas del país, (con edades comprendidas mayormente entre 7 y 9 años), la prevalencia de sobrepeso fue de 16,9%, y 9,1% de obesidad. Al evaluar nuevamente a los mismos niños en 2009 (mayoría entre 12 y 13 El sobrepeso y la obesidad, que han aumentado rápidamente en los últimos años y muestran prevalencias preocupantes en todos los grupos etarios, constituyen uno de los principales factores de riesgo para muchas de las enfermedades crónicas no transmisibles”.



PERIODICO CENTENARIO, 26/MARZO/2014