sábado, 15 de febrero de 2014


Para Besozzi  “cinco tipos que tienen campo” generaron la polémica en torno al proyecto  aceitero de Agraciada


* “El dueño de (el Semanario) El Eco, el dueño de la radio de Nueva Palmira, que generaron toda la situación”, dijo el Intendente.


MERCEDES
ALDO DIFILIPPO



El Intendente Guillermo Besozzi criticó duramente a quienes se oponen al proyecto cerealero proyectado en Agraciada, indicando que en toda la controversia generada el año pasado  se debió a “cinco tipos con plata que manijearon a 20 tipos y a todos los pescadores”.
Besozzi realizó estas afirmaciones en la reunión realizada en la Junta Departamental de Soriano con los representantes del Sindicato Único de la Construcción y Afines (SUNCA). Esta reunión se realizó en la Junta Departamental entre los representantes gremiales, autoridades de la Intendencia de Soriano, ediles de las tres bancadas y otros actores sociales y políticos. En la misma la dirigencia del SUNCA pretendía conocer las propuestas de emprendimientos que están manejándose en la órbita del gobierno departamental para Soriano. Tales como la represa de paso en el río Negro,  el fideicomiso de obras de infraestructura, y el proyecto de complejo agroindustrial en  Agraciada.
Como se recordará este proyecto agroindustrial plateado por la  empresa Cereoil generó controversias y fuertes manifestaciones el año pasado, tanto en Agraciada como en Mercedes cuando fue tratado en la Junta Departamental. Un emprendimiento que se encuentra a la espera del informe del gobierno nacional luego que se realizaran los estudios correspondientes ya que  una de las críticas que se le realizó es que se proyectaba concretarlo en un predio declarado patrimonio histórico nacional, como lo es la zona de la Playa de la Agraciada donde  en 1825 desembarcaron los patriotas al mando de Juan A. Lavalleja.


Cinco manijearon a  veinte
  En la sesión realizada en la Junta  Departamental Besozzi  no se guardó nada.  Si este emprendimiento “estuviera en otro departamento, tal vez menos rico que el nuestro, y con menos posibilidades, la población entera se hubiera comido los niños crudos”, comentó Besozzi. “Desperdiciar una industria que va a dar entre 500 y 1000 puestos de trabajo en el pico de construcción y entre 160 y 200 empleos directos e indirectos, solo en nuestro departamento pasan estas cosas. Acá tenemos el 5% de desocupación, lo que no nos damos cuenta es que todos queremos que nos vaya mejor, ganar más, tener 5% de desocupación no es un gran aliciente cuando tenemos sueldos de $ 10.000 y vamos a negar la instalación de una industria por el lugar. Considero que deberíamos hacer un esfuerzo y mantener el Patrimonio, jerarquizar la región y que se instale la planta".
Avanzando en la interna que generó la controversia. “Ahí hay cinco o seis productores, que todos plantan soja, que son los primeros que se pusieron en contra, porque les va a molestar los camiones, el ruido. Si vamos a priorizar lo particular, a cinco tipos que tienen campo ahí en la vuelta, que es el dueño de (el Semanario) El Eco, el dueño de la radio de Nueva Palmira, que generaron toda la situación”. Remarcando “lo digo acá porque se lo digo a él. Fui a una reunión a decírselo, la realidad es esa. Cinco tipos con plata manijearon a 20 tipos y a todos los pescadores. No querían hablar conmigo”. Agregando “terminé hablando con ellos un día en un boliche. Estaban tomando una copa y me arrimé, no querían ni hablar. Recuerdo que Novales en determinado momento les dijo a esos productores, a ustedes no les sirve que venga esta empresa porque no van a tener más trabajadores de $ 6.000 por mes, en  aquel momento, van a tener que pagar $ 15.000 y eso en Agraciada pasó, se fueron de las barracas porque ISUSA paga mucho más de lo que pagan otros rubros”.


Deberíamos estar todos encima
  Más adelante Besozzi  agregó “les voy a pasar otro dato de la realidad. Hay una denuncia de gente que vive que ahí, de los mismos que estaban en contra de la planta, que quieren que desaloje a algunos de los que van a vivir a la playa, porque dicen que están yendo malvivientes, que no son pescadores. Imagínense nosotros para andar averiguando quién es pescador y quién malviviente. Le dije perdoname hermano, estuviste en contra de ésto y ahora venís a pedir que desaloje gente de ahí. Si desalojo a uno hay que desalojar a todos, ¿cómo elijo a uno sí y a otros no?.  Qué palpó la gente, que allí no pasa nada, nadie los toca, hay líos de drogas y de otros temas. Nosotros tenemos censados a cada uno de los que están allí".
Para Besozzi este tema se politizó. “Deberíamos estar todos encima de esto, y empujándolo. Fue como arrancó, fueron los tres partidos a Brasil” y  regresaron “diciendo que a esto hay que hacerlo. El contrato se redactó entre todos. Debemos volver a juntar los partidos políticos, despojándose de los colores, y hay que ir arriba, pidiendo una reunión al Presidente de la República, el sistema en su conjunto con los trabajadores", remarcó Besozzi.



PERIODICO CENTENARIO, 15/FEBRERO/2014