sábado, 25 de enero de 2014

Reclusos fugados   ponen en vilo a la policía

De película: fugas, persecusiones, negociaciones para entregarse, denuncias a policías, y nuevas fugas  en una semana complicada en la órbita judicial y policial.



MERCEDES
ALDO DIFILIPPO


La fuga de reclusos ha dominado la  información  policial esta semana en Mercedes, en hechos que parecen no tener fin. A principios de semana la Jefatura de Policía de Soriano dio cuenta de la recaptura de dos reclusos  que estaban fugados. Textualmente  la información  aportada por Jefatura expresa que “en horas de la noche de la víspera y luego de un procedimiento que llevó unas dos horas y media se logró la recaptura de dos reclusos, de iniciales C.A.T.S. y A.T.L.J., que se encontraban fugados. Esto sucedió en el barrio Nuevo Amanecer”. Lo que la información oficial no precisa son las circunstancias en que se registraron, primero la fuga, y posteriormente la captura de estos dos reclusos, y que tuvo ribetes  cinematográficos.

La captura
Todavía no está claro cómo Cristian Alexis Tomey Salvatierra de 23 años, y  Alfonso Tomás López Jamen de 18 Cristian Alexis años se fugaron de la Cárcel de Mercedes. Tampoco si fue el sábado o el domingo. Podrían haberse fugado luego de trepar los muros, pero otra de las hipótesis es que salieron por la puerta principal de la Cárcel, aprovechando el horario de visitas. El lunes recién se notó la ausencia de los dos reclusos, iniciándose una investigación administrativa para determinar las circunstancias. Paralelo a ello la policía  comenzó a rastrillar la ciudad, especialmente las zonas donde habitualmente suelen merodear estos individuos, localizándolos  en la noche del lunes en el Barrio Nuevo Amanecer.  Allí se inició una persecución donde participaron móviles policiales y personal del GEPO y del grupo UNO, pero no lograron el objetivo de recapturarlos.
Una vez que culminó la persecución la madre de Tomey terminó convenciéndolos  de que se entregaran, por lo que  se pusieron en contacto con el Comisario Gustavo Castro, Jefe del Grupo Especial de Patrullaje y Operaciones (GEPO). Indicándole que estaban dispuestos a entregarse, siempre que tuvieran garantías de no ser castigados, por lo que  lo harían solamente si Castro iba solo hasta el barrio.
El Jefe del GEPO aceptó, y fue solo hasta el barrio Nuevo Amanecer. Una vez que llegó el móvil policial fue rodeado por varios familiares y amigos de los reclusos fugados con actitudes no muy pacíficas, hasta que apareció en escena Tomey y su madre quienes  aplacaron los ánimos. Los dos reclusos se entregaron y subieron al móvil policial siendo reintegrados a la Cárcel departamental.


Más fugas

Pero si esto fuera poco, cuando los ánimos comenzaban a calmarse, se produce en el Barrio 33 Orientales  el robo a un Kiosco. Dos individuos ingresaron con casco al local con un arma en la mano y terminaron trabándose en lucha con los vecinos que salieron en defensa de la propietaria del local.  Uno de esos individuos en la lucha perdió el casco  siendo identificado como Sebastián Lares Pereira, quien se había fugado de la Cárcel Departamental el 9 de noviembre pasado. De ahí en adelante se desencadenan una serie de hecho donde cuatro policías de la UNO,  Unidad de Operaciones (ex grupo Geo) fueron denunciados por el cuñado de Lares  que dijo haber sido  presionado y maltratado por los policías.   Mientras en el juzgado letrado la Dra. Pura Book (jueza subrogante por la feria del Dr. Marcelo Souto) tomaba declaraciones al denunciante y los 4 policías, diferentes  equipos policiales rastrillaban la zona del asentamiento de Rodó y  Galarza en procura de dar con López Lares que fue visto, y perseguido logrando huir en un par de ocasiones. En la audiencia judicial quedó demostrado que las heridas exhibidas por el cuñado de López Lares no correspondían a las botas u otros elementos de los policías. Y el rastreo realizado al GPS de la camioneta policial determinó que no había estado en las zonas donde el hombre dijo que lo “pasearon” y lo dejaron abandonado.
Finalmente López Lares y su cómplice en la rapiña del Kiosco fueron detenidos y volvieron  a declarar ante la justicia. Pero  la cosa tampoco terminó ahí, cuando José Luis Dutour Alvarez (cómplice de López Lares) estaba en la Dirección de Investigaciones donde fue llevado  para realizarle el prontuario, previo a su ingreso a la Cárcel, se escapó a corriendo un par de cuadras, ya que en las inmediaciones lo esperaba un cómplice en una moto. Del juzgado  salió esposado y con grilletes pero igualmente se las ingenió para escaparse a pie.
Hechos que seguirá investigando la justicia y la policía en forma interna para determinar responsabilidades.



--------------



Detalles

Cristian Alexis Tomey Salvatierra fue procesado el 12/11/13 por hurto agravado.  Fue sorprendido  por la policía cuando negociaba  efectos robados de una casa del Barrio Oeste de Mercedes.
Alfonso Tomás López Jamen fue procesado el 25/11/13 por hurto especialmente agravado, luego que la policía lo detuviera, junto a dos menores de edad, de 12 y 16 años, cuando robaban bebidas en  un Club.
Según trascendió  la familia del Comisario  Gustavo Castro conoce  desde chico a Tomey, a quien ha ayudado en alguna oportunidad, por eso el recluso  pidió  entregarse solo a él. Castro es considerado como uno de los hombres “duros” de la Policía.
Sebastián Alejandro Lares Pereira (21 años) fue procesado en noviembre de 2013 "dos delitos de hurto, uno de ellos en reiteración real".  Encontrándose alojado transitoriamente en celdario de  la Seccional 2ª se fugó luego de violentar un candado. Cuando fue detenido se generaron incidentes con la policía por lo que varios integrantes de su familia comparecieron ante la justicia resultando procesada sin prisión su hermana.
Jorge Luis Dutour Galvez (20 años) participó con Lares Pereira de la rapiña al Kiosco del barrio 33 Orientales. Ante la justicia dijo que fue a robar para "hacer plata" porque precisaba para comer. Negó haber llevado el revólver, acusando a su compinche, Lares Pereira, de ser quien ingresó armado al negocio.





PERIODICO CENTENARIO,  25/ENERO/2014