lunes, 18 de noviembre de 2013

Cuenta con media sanción parlamentaria


Promueven  Ley de Universidad en la Educación




MERCEDES
ALDO DIFILIPPO




“Estamos tratando de promover la Ley de Universidad en la Educación que cuenta con media sanción” parlamentaria, comentó el Maestro Edison Torres, Consejero (Orden Docente) de la ANEP.  En diálogo con Centenario  Torres  explicó los alcances de esta iniciativa y de otros aspectos  que hacen a la formación docente en nuestro país.

¿Qué características tiene la Ley de Universidad en la Educación?
-Tiene dos aspectos que son relevantes: la autonomía y el cogobierno. La autonomía entendida como la posibilidad de generar políticas que fortalezcan la formación docente y que  a su vez den la libertad  de tener ese tránsito con otras universidades de la región y a nivel nacional. 
A modo de ejemplo, si hay una formación de profesores de química,  indudablemente una conexión que hay es la Facultad de química en lo que refiere a conocimiento disciplinario. Pero en lo que refiere a cómo enseñarla, indudablemente se van a  tener  que fortalecer líneas de acción  que permitan tener docentes que se puedan adaptar a  las necesidades que tiene hoy la sociedad. No podemos seguir con una estructura que de alguna  manera se mantiene la misma desde el siglo pasado.

La reforma educativa impulsada por el gobierno ha generado cierta reticencia en algunos sectores. ¿Desde la educación cómo la perciben?
-Sentimos que por primera vez, quienes  son los técnicos en  educación, están teniendo la posibilidad de intervenir en esas decisiones. Indudablemente que acostumbrarnos  a vivir con esta participación también es  un proceso. En el caso de formación docente,  esto  que hoy estamos diciendo de  la creación de la Universidad de la Educación, es una cuestión que hemos venido procesando desde hace mucho tiempo. En la ATD (Asamblea Técnico Docente) del año 2006 en Salto se proclamó la necesidad de crear  la  Universidad Autónoma de la Educación y  a partir  de ahí empezamos a trabajar. Y se trabajó muchísimo en la elaboración de un  documento que diera cuerpo a lo que pudiera ser la Universidad  Autónoma de la Educación. Ese documento generó muchísimas discusiones. Bajó a cada uno de los centros, hay 32 en todo el país,  y a partir de esa  discusión se fue nutriendo; siempre  manteniendo los principios de autonomía y co gobierno.  Autonomía no entendida como la separación, sino la posibilidad de   estar  conectado con otras instituciones universitarias, tanto a nivel nacional como internacional.
Por el otro lado  el co gobierno, porque entendemos que esa es la forma de trabajo, y agregado a un nivel universitario unido la docencia, la investigación y la  extensión, dan la posibilidad de  que esos profesionales se fortalezcan académicamente.
Necesitamos tener una evolución, en cuanto a la formación docente del Uruguay, que permita llevar a los docentes también un modelo donde  no solo  se hace del conocimiento,  sino que además  tiene que  investigar con ese conocimiento y lo que pasa en el aula.  Indudablemente que son múltiples los factores que inciden cuando ésta enseñando. Pero hay una metodología, una forma de ser que se tiene que  ir instalando en la formación docente, y tiene que ver con esa operatividad que se hace  entre el conocimiento y la forma de enseñar.
El conocimiento tiene  avances día a día, minuto a minuto. A esa realidad no puede estar ajeno el docente. No podemos hablar de las mismas características de un  docente que se formó hace 30 años, donde  había cierta estabilidad,  donde la información aun fluía con cierta lentitud. Hoy  que basta con estar frente  a un ordenador y estar  conectado con lo último que está pasando en el mundo.

¿Cómo han influido  las nuevas tecnologías en la formación  de los  docentes?
-Positivamente, en las posibilidades que le otorgan…

Habitualmente se menciona cierta reticencia del docente a  aplicar esas nuevas herramientas.
-Lo que entendemos es que poder pasar de una  formación docente donde había cierta estabilidad a un docente que tiene que lidiar con la inestabilidad,  hace necesario poder comprender  cuáles son los elementos que hacen a esa inestabilidad. Un de ellos son las nuevas tecnologías. Nos dan la posibilidad de estar actualizado, de tener una información global de lo que está pasando, pero también nos exige un nivel de criticidad  mucho mayor del que teníamos hace un tiempo, en el sentido de que tenemos  que ir construyendo continuamente esas lógicas, que antes tenían otra dinámica.

Hay una cuota parte de poder que antiguamente ejercía el maestro, y que ahora se ha trasladado al alumno…
-La cuota de poder que da cualquier tipo de información. Indudablemente que hoy está bastante equilibrada.

Porque muchas veces los chiquilines saben mucho más que el docente.
-No hay duda. Acá  el docente lo que debe hacer es colaborar en la liberación de tránsito de futuros ciudadanos dentro de la sociedad, y eso es justamente manejar críticamente la información que obtiene.
Hoy el alumno  tiene tanta  información como el docente. Lo que el docente tiene es la posibilidad de hacer un análisis crítico de esa situación  y  construir conocimiento a partir de ahí. Por eso es t
an importante la investigación y la extensión en la formación docente,  porque son  pilares que van dando la posibilidad  que esa formación te permita actuar en cualquier  medio y en cualquier situación, colaborando con la formación de ese futuro ciudadano que dispone muchas veces de mucha más información que la que  podemos tener nosotros.







-      -        -        -        -        -       

El desafío

Ese futuro docente, en el inicio de su carrera, ¿cómo llega? ¿Con la misma base cultural o ha caído ese nivel?
-Los estudios estadísticos dan que el acceso a la formación docente  es de  un nivel cultural menos rico que el de hace unos años. También en las otras carreras pasa lo mismo.
Las posibilidades de acceder a niveles de educación superior hoy son mayores para todos los ciudadanos, y eso hace que  tengamos  mayores posibilidades. También por una realidad que es única en el país, que formación docente tiene centros en todo el territorio. Esto hace que sea más accesible  realizar la carrera que en otros ámbitos  de nivel superior.

¿Se opta por la carrera docente por un tema meramente de rápida salida laboral o por vocación?
-Los dos aspectos. Muchos de los alumnos que llegan a formación docente  lo hacen incluso con una idea de por que “me gustan los niños”, y en el correr de la carrera van reviendo esa idea de que  no solamente le tiene que gustar los niños, sino además  nos tiene que gustar el desafío de construir conocimiento con otro.





PERIODICO CENTENARIO, 9/noviembre/2013