viernes, 11 de octubre de 2013

El primer matrimonio igualitario femenino  de Soriano se celebrará  en Cardona




Será el  27 de diciembre, entre  Cristina Álvarez y Dany Mediza.




CARDONA
ALDO DIFILIPPO


El próximo 27 de diciembre Cardona será más igualitaria al producirse el  primer matrimonio homosexual. No será el primero en el país ni en el departamento,  pero  sí será el primero del departamento que se consagre entre dos mujeres. Cristina Álvarez (50 años) y Dany Mediza (45 años)  se presentaron ante el Registro Civil de Cardona iniciando el trámite para casarse. Para los vecinos de Cardona no es una novedad, hace  23 años que viven en pareja, han desarrollado una  vida social  y laboral  juntas y  ahora simplemente formalizarán  ese vínculo habilitadas por la ley.
Centenario intentó entrevistarlas pero prefirieron “el perfil bajo”,  indicando que ya habían comunicado su decisión “a las personas que importan” o sea sus familiares y amigos. “Nosotros no queremos prensa. Si hablamos de una ley igualitaria no hay nada extraordinario en que nos casemos”, expresó  Cristina.
Hace 23 años que viven juntas “con nuestros momentos buenos y felices, y de los otros” como toda pareja, agregó. Incluso con una separación  y desencuentros en la convivencia.

Cuando se aprobó la Ley de matrimonio igualitario “muchos amigos nos llamaron” comentó  Dany, sabiendo que era su intención casarse pero que pospusieron la decisión buscando que estuvieran presentes los familiares y amigos  “que siempre han estado con nosotros”, incluso alguno que llegará el extranjero.
Sabían que esta ley “tarde o temprano saldría”, agregó y que en su vida cambiaría simplemente por el aspecto legal  en virtud  de que “si una falta la otra podría quedar sin nada”, pero que no cambia  ni en la vida de pareja ni en la vida familiar. “Los que queremos que se enteren ya se enteraron, y ya sabían que nos íbamos a casar”, por eso “no queremos hacer de ésto un Circo”, remarcó Cristina.

Jóvenes reaccionarios y veteranos abiertos
   Evidentemente en una sociedad  pequeña como la de Cardona no todo ha sido satisfacciones en la vida de ambas. También ha existido  incomprensión y discriminación. Algunos sinsabores familiares  y hechos   que reflejan  el pensamiento cerrado  de algún sector de la sociedad. Relatando  Cristina que  algunas noches  pasan por el frente de su casa “nenes bien gritándonos cosas”,  o sea insultos  denigrantes. “Y me he tenido que contener  en salir para enfrentarlos”.
También hay  personas que las respetan y las quieren “como todos nuestros vecinos”, agregó. Destacando especialmente a una señora que está próxima a cumplir 100 años a quienes ambas llaman “la abuela” y que siempre la ha acompañado y brindado su apoyo. Esa señora agregó Cristina “tiene la cabeza más abierta que muchos  jóvenes de la sociedad”.




PERIODICO CENTENARIO, 9/OCTUBRE/2013