domingo, 28 de julio de 2013

El dato salió de Centenario
Nuevos datos a 40 años  de la prisión de Eduardo Víctor Boga




CARDONA
ALDO DIFILIPPO


Hace exactamente 40 años, el 26 de julio de 1973, varios militares irrumpieron en Centenario para llevarse detenido a Eduardo Víctor Boga. Semanas atrás recordábamos este episodio pero faltaba la voz de dos protagonistas fundamentales de esta historia:  Norberto Costabel, y Luis Udaquiola, colegas de Boga y que fueron quienes le encargaron la impresión del volante que resultó el desencadenante en todo este episodio.
A raíz de la publicación de los primeros artículos en el 40 aniversario del hecho, comenzaron a surgir voces que hasta el momento no habían hablado, y dos de ellos, Costabel y Udaquiola coincidieron en afirmar “el dato fue dado por un empleado de Centenario a alguien de los milicos” y que terminó con  el encarcelamiento de los tres.
A los tres los detuvieron el mismo día, el  26 de  julio de 1973, en operativos separados. A Boga en Cardona, a Costabel en Juan Lacaze y a  Udaquiola en Rosario. Los tres estuvieron 3 meses presos, con la diferencia que Costabel y Udaquiola llevaron la peor parte ya que fueron encarcelados en el Cuartel de Colonia donde “la mano era más dura”, es decir fueron torturados. Comentando Udaquiola un hecho desconocido hasta el momento: en uno de los interrogatorios estuvo presente Eduardo Víctor Boga, que fue llevado a un careo al Cuartel de Colonia.


Los huevos en diferentes canastas

El 11 de agosto de 1973 la Organización de la Prensa del Uruguay emitía un comunicado alertando que “se encuentran detenidos desde hace varios días”  Eduardo Víctor Boga, Norberto Costabel y Luis Udaquiola. “Los tres periodistas se encuentran incomunicados, OPI ha comenzado ya las gestiones para informar sobre la actuación de los detenidos”.
Por esos años Norberto Costabel dirigía el periódico “Claridad” de Juan Lacaze. Al dialogar con Centenario recuerda: “Después del golpe la CNT necesitaba imprimir volantes. Yo le hago impresión en la imprenta que tenía en Rosario. En ese momento yo estaba dirigiendo el Diario “Última Hora” en Montevideo. Le hago la impresión (a la CNT) de 3 o 4 volantes”. Pero transcurrido los días  “Montevideo se quedó sin imprentas”, y “ahí se me plantea el problema que había demasiados empleados como para que el asunto  empiece a trascender y se me arme problema. Como Luis Udaquiola trabajaba conmigo, se ofrece a hablar con Boga que era compañero político en el PDC”.
En tanto Udaquila comentó “yo hacía pocas semanas que había sido designado por Costabel como Director del periódico “El rosarino”. Comentando a Centenario que  “llegaron unos originales de Montevideo para imprimir” y “había que colocar los huevos en diferentes canastas” para eludir a las Fuerzas Conjuntas. “Entonces surgió la idea de buscar otra imprenta amiga, capaz de comprender la situación. Fuimos en un auto a Cardona. Hablé con “El negro” Boga en su casa, era una noche de invierno”. Acotando “no recuerdo cuántos días demoró “El negro” para imprimir eso. Sé que eran muchos volantes; unos paquetes grandes. Yo había recibido instrucciones que a su vez se las pasé al Negro a nombre de una persona ficticia. La macana, como sucede a veces en el interior, es que alguien le debe haber parecido mal. En la época circuló que había sido un funcionario de Centenario, pero yo no lo puedo firmar abajo; y a esta altura tampoco importa mucho”.



El careo

Luis Udaquiola: “Te puedo decir que ni Costabel ni yo, y muchos menos “El Negro” habíamos leído el manual de la tortura del MLN. Jamás imaginamos eso. El tipo (el militar) nos dijo que había un volante, y yo me negué, y ahí arrancamos. Habló por radio, se comunicaba con otros. Vos lo conociste a Boga: pachorra, siempre de buen carácter, se relacionaba bien con todos, debe haber hablado con los milicos sin mucha ceremonia. Nunca supe si “El negro” había pasado por tortura o no, y ya no me interesa saberlo, pero creo que el trato fue un poco más amigable. Pero yo lo atribuía no a que fuera una virtud del Cuartel de Mercedes, sino a la forma de ser de “El negro”.
La verdad que se ensañaron un poco con nosotros, por lo menos la primera semana. Después de esos días de torturas, la cosa siguió con Costabel, con esas pantomimas que hacían estos tipos, siempre con capuchas. Recuerdo que una madrugada lo trajeron al Negro, también encapuchado, a un interrogatorio conmigo”.

¿En Colonia?
-Si, claro. Me hicieron preguntas a mi primero. Ahí no hubo tortura. Los tipos querían confirmar cosas, y por ahí “El negro” hizo algún comentario, por eso supe que estuvo. Lo deben haber llevado esa madrugada y lo devolvieron a Mercedes. Estas cosas de joder de los milicos.




El dato

Norberto Costabel: “Estuvimos tres meses” presos “después de la tortura, interrogatorios varios, etc. etc.”.

¿El trato que le dieron en el Cuartel de Colonia fue bastante duro?
-Si, si. Con submarino, fue lo que pasaba en esa época. Durante 20 días o un mes, más o menos. Después a Udaquiola y a mí nos pusieron juntos en una pieza del Cuartel, y ahí pasamos hasta cumplir los 3 meses.

¿Ud. pudo conversar con Boga sobre este episodio?
-Si, varias veces, y coincidíamos que el dato fue dado por un empleado de Centenario a alguien de los milicos.



Periodico Centenario, 27/julio/2013