martes, 18 de junio de 2013

El MGAP dispuesto ”a ver en qué condiciones, y en qué lugares” instalar el proyecto aceitero



  • Ministro Benech  y la incorporación de tecnología: “No tenemos que hacerla de prepo”.



MERCEDES
ALDO DIFILIPPO



“No podemos ir contra el avance de la tecnología” comentó el Ministro interino de Ganadería Agricultura y Pesca. El Ing. Agr. Enzo Benech en diálogo con Centenario  evaluó la situación actual del agro uruguayo, comentando que el proyecto aceitero  de Agraciada, actualmente detenido “estamos dispuestos a ver en qué condiciones, en qué lugares”, pero “tenemos que hacerlo con la gente; pero no podemos estar en contra del avance tecnológico”.


¿Cómo evalúa el momento que está pasando el agro uruguayo?
-Es un muy buen momento. El país viene con 10 años de crecimiento sostenido de  la agropecuaria en general, y de otros sectores también. Obviamente que nos ha ayudado la relación de precios internacionales, pero creo que los productores, y las organizaciones también han tenido la sabiduría de capitalizarlo. Los precios internacionales no son sólo buenos para Uruguay. En el mundo somos muy chicos e incidimos muy poco, y esta situación  no es la misma en  nuestro país que en la región. Por algo vienen los inversores y se instalan acá. Hemos accedido  no sólo a buenos precios por el mercado, sino porque hay una definición política de conquistar mercado, y de trabajar la calidad. La carne es ejemplo de ello. Estamos vendiendo a precios de los más caros del mundo. Arriba de Australia. Por lo tanto creo que estamos viviendo en un mundo distinto, con un escenario distinto.

¿Cuáles son las principales preocupaciones del MGAP?
-Hay varias, una importante, mirando los mercados son los temas de calidad e inocuidad de los alimentos. Nosotros tenemos que diferenciarnos por ser los mejores. Ése es el desafío. Implica poder vender más caro y mantener nuestros mercados. También está el tema ambiental, el cuidado de los suelos, del agua. Desde el Ministerio hace tiempo que venimos preocupados por eso.

El proyecto  de Cereoil de instalar una planta aceitera en Agraciada ha quedado detenido. ¿Cuál es la posición del MGAP?, en virtud de los tiempos  para el inversor y para el propio gobierno.
-Nosotros vendemos grano de soja que podríamos agregarle más valor del que se le  agrega, que no es poco. El efecto multiplicador de la producción agrícola es mayor que el de la industria, por lo tanto le digo la verdad,  desde el punto de vista de los números, es más importante producir muchos quilos que industrializarlos. Primero producimos y después industrializamos. Eso no quiere decir que nosotros no estemos interesados en agregarle valor. La posición del Ministerio, lo dijo el Ministro (Tabaré Aguerre) en la Expoactiva; que se ingrese en la etapa industrial. Aquí hay un problema de gente que se opone a la instalación. Debo decirle la verdad, seguramente hay gente que se ve afectada por la instalación de esa planta. Seguramante  por la minería hay gente que se ve afectada, porque  le va a caer la mina arriba. Seguramente hay gente que se ve afectada por el puerto de aguas profundas.
Creo que no podemos ir contra el avance de la tecnología. Es necesario  incorporarla. No tenemos que hacerla de prepo, tenemos que hacerla con la gente; pero no podemos estar en contra del avance tecnológico. No estamos en contra, pero si estamos dispuestos a ver en qué condiciones, en qué lugares, nos parece que el país tiene que seguir funcionando, no podemos detenernos”.


        

Está bien

Actualmente los inspectores veterinarios se encuentran en conflicto. ¿Cómo evalúa la situación?
-Hay varios conflictos en danza, y especialmente se acerca un conflicto cuando se arrima la Rendición de Cuentas. Eso es natural.  Hay algunas cosas que podemos hacer y otras que no. Hay algunos temas que son difíciles de solucionar, por ejemplo en Recursos Humanos.  Tenemos una plantilla envejecida en  el Estado, pero no es responsabilidad de los que estamos hoy en el gobierno, porque hace  15 años se prohibió el ingreso de funcionarios públicos.
Que haya conflictos está bien, cada uno defiende su derecho, el tema es que tengamos la capacidad de conversar y avanzar.



PERIODICO CENTENARIO, 5/JUNIO/2013