lunes, 12 de noviembre de 2012


Jardín y Escuela nuevos




Inauguraron la remodelación de la  Escuela N° 47 y el Jardín de Infantes N° 121 de Palmitas.  Ahora la localidad se convierte en la primera en el departamento con un Jardín de Tiempo Completo.


(Palmitas, por Aldo Roque Difilippo) 



Palmitas cuenta con el primer Jardín de Infantes de Tiempo Completo. La concreción se logró luego de la culminación de las obras de la remodelación de la Escuela N° 47 de Tiempo Completo de Palmitas, y la ampliación del Jardín de Infantes N° 121 en un edificio contiguo.
Este viernes en un multitudinario acto, autoridades de Primaria y departamentales  inauguraron la obra, en un evento donde parecía que no había faltado nadie en el pueblo.
El intenso calor no fue objeto para que los palmitenses se congregaran  en el patio de la Escuela N° 47 que recibía a los visitantes con un cartel de bienvenida y con cuatro niños  con sus rostros maquillados como mimos.
El acto contó con al presencia del  Director del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), Héctor Florit, cuerpo inspectivo de Educación Primaria, el Intendente Guillermo Besozzi, y el diputado José Amy; entre otras autoridades.
Al concretarse esta obra el Jardín de Infantes N° 121 se convierte en el primero de tiempo completo en el departamento.
Los dos edificios, tanto el de la Escuela N° 47 como el del Jardín 121 fueron hechos a nuevo, contando las instalaciones con amplios salones con todo  el eq       uipamiento para  dictar clases, comedor con cocina donde los niños almorzarán y un espacio destinado a la recreación de los más pequeños con juegos de jardín.

Una lata y mucho color

Bajo el intenso sol de las 11 de la mañana los niños debieron  sobrellevar el acto protocolar, que como ya parece una costumbre se tornó excesivamente largo, lleno de discursos con conceptos repetidos.
La parte final del acto fue todo alegría. Los niños vestidos como obreros, con cascos y overoles, bailaron, cantaron e hicieron música con improvisados instrumentos de percusión: un tarro pintado, o una lata  que rítmicamente hicieron sonar contagiando al auditorio que los acompañó haciendo palmas. Una verdadera fiesta donde los mas pequeños demostraron una vez más que para festejar y divertirse solamente hay que tener ganas e imaginación para hacerlo.


http://www.agesor.com/noticia.php?id=2082