domingo, 6 de mayo de 2012

Propuesta de baja de edad de imputabilidad es mentirosa y electoralista



  • Opinó el Secretario Ejecutivo del Comité de Derechos del Niño.



MERCEDES
ALDO DIFILIPPO





La campaña emprendida por algunos sectores políticos que habilitó el recurso del referendum para bajar la edad de imputabilidad de los menores de edad infractores es mentirosa  y electoralista, opinó Luis Pedernera. El Secretario Ejecutivo del Comité de Derechos del Niño, en diálogo con Centenario indicó que la iniciativa “tiene fines netamente electorales, y le miente a la gente”, al tiempo que fue muy crítico con el papel que juega actualmente el INAU.



Los sectores que impulsan la baja de edad de imputabilidad finalmente consiguieron el mínimo de firmas para habilitar el referendum. ¿Qué opinión le merece esto?

-Esa propuesta  tiene fines netamente electorales,  y le miente a la gente. Uruguay tiene un sistema  de responsabilidad penal por el cual  se imputa a los adolescentes a partir de los 13 años, cuando cometen delitos, que pueden resultar con una pena de  cárcel que se cumple en el INAU, a  partir de la ley que aprobaron el año pasado todos los partidos políticos.

Nosotros estamos en contra de esta iniciativa de bajar la edad de imputabilidad porque  contraviene  la Convención de los Derechos del Niño, que es clara cuando dice se debe fijar una edad  mínima por debajo de la cual no se fija responsabilidad penal. Nosotros la tenemos en 13 años, y una edad máxima de respuesta para un sistema especializado  de 18 años. Con esta propuesta se estaría violando la Convención. Uruguay tendría  que revisar qué camino va a ser porque ahí está incumpliendo un tratado de Derechos Humanos y va a ser  pasible de responsabilidad internacional.  Además  la propuesta es mentira porque han engañado a la gente diciéndole que firme por paz, y en un Montevideo donde el tema de la inseguridad está en el tapete, quién no firma por paz, pero hay que leer la papeleta porque  hay dos propuestas que están en la Reforma Constitucional que ya están votadas. Una es la creación de este nuevo Instituto, el Sirpa (Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente) que ya lo votaron todos los partidos políticos, y la otra es el uso de los antecedentes penales, ya lo votaron el año pasado todos los legisladores, por lo que  ya hay un registro de antecedentes que se usa a nivel  judicial. La tercera mentira es la  penalización más fuerte de los  adultos que usan menores para cometer delitos. Ese artículo ya está en el Código Penal de 1934, es el número 59, y prevé como un agravante especialísima el  uso de  menores para cometer delitos.  Es decir queda demostrado que lo que hay detrás de todo esto es el uso del  sentimiento de inseguridad que tiene la población para fines electorales.



Esta iniciativa embreta al gobierno porque en las próximas elecciones va a tener que discutir sobre este tema. ¿El gobierno no tendría que hablarlo desde ya  a estos temas?

-Si.  Esto es una lucha hacia el 2014 donde hay que poner sobre la mesa elementos que hasta ahora no han estado en juego como por ejemplo de que la Cárcel es una mala respuesta. Lo  dicen estudios internacionales. Mientras un privado de libertad  le cuesta mucho al Estado, las posibilidades de reincidencia  llegan al 70%, las penas no privativas de libertad que se desarrollan en  terreno de los adolescentes con buen comportamiento son mas  baratas. En Uruguay hoy un privado de libertad al INAU le sale  mil dólares mensuales, y uno en una pena no privativa de libertad le  sale 300 dólares, y los  niveles de reincidencia apenas llegan al 20%.





-        -        -        -        -        -        -        -





El INAU tiene que desaparecer

 “Al INAU de hoy los legisladores no le  cambiaron ni un punto ni una coma de su  matriz fundacional que es el Consejo del Niño. Lo que le hicieron fue en 1988 con la ley de creación del INAME hacerle las cuestiones administrativas, aggiornarlo más administrativamente pero el cerno de la población con la que trabaja siguen siendo  niños pobres, abandonados y delincuentes. Durante toda la discusión parlamentaria   se lo llama INAME, INAME, INAME, INAME,  y en el  ante último artículo dice a partir de la  promulgación de la Ley el INAME pasará a llamarse INAU. Si se quería hacer un cambio institucional fuerte, porque la Convención de los Derechos del Niño  nos desafía  a pensar la institucionalidad desde otra forma  para trabajar con la infancia y la familia, tendría que haber hecho el cambio de nombre antes, pero también  haberme preocupado de modificarle el mandato.

El Código de la Niñez y la adolescencia, en el mandato al INAU es el mismo que estaba en el Código del Niño de 1934. Por eso opino que el INAU tiene que desaparecer. Hay que  pensar otra institucionalidad  con políticas sociales  para todos los niños y las cruce. Hay experiencias  en América Latina de pensar  estas políticas, en países acá cerca, que funcionaran o no, pero son interesantes de pensar desde la intregralidad las políticas sociales. Quizá el INAU sea necesario pero no con ese mandato de rector de las políticas de infancia”; Luis Pedernera.







PERIODICO CENTENARIO, 5/MAYO/2012