jueves, 3 de mayo de 2012

Propuesta de la UNASEV
Policía Nacional de Tránsito para aumentar los controles y bajar la siniestrabilidad

 MERCEDES
ALDO DIFILIPPO

El Presidente de la UNASEV (Unidad Nacional de Seguridad Vial), Dr. Gerardo Barrios insistió en la necesidad de crear la Policía Nacional de Tránsito “para que colabore con  los  cuerpos inspectivos departamentales”.
Recientemente la UNASEV presentó el informe  sobre siniestrabilidad 2011, donde por primera vez se refleja un descenso de  los siniestros de tránsito, algo que pauta la necesidad de “profundizar  las acciones en todo el país”.
En diálogo con Centenario el Dr. Barrios  recordó que estos informes anuales que realiza UNASEV  permiten “hacer una especie de diagnóstico  de la situación, para establecer las acciones” a emprender. “Si se toman en cuenta los informes 2009, 2010 y 2011, es muy claro que Uruguay alcanzó  una estabilización en la cantidad de heridos  y fallecidos en  siniestros de tránsito”.  Un elemento  que fue catalogado por el Dr. Barrios como muy positivo y que “hay que profundizar las acciones en todo el país  para que ese descenso sea sostenido. El elemento a corregir es en cuanto  a  las acciones que tenemos que desarrollar”. Apuntando “hay un elemento que en nuestro país es muy débil que tiene que ver con el control y la fiscalización del tránsito”. Una situación que el Presidente de la UNASEV catalogó como “muy compleja” ya que “hay enormes  dificultades en todos los departamentos para poder aplicar la Ley. En algunas ciudades las normas se cumplen y en otras no, y eso  obviamente repercute en la cantidad de lesionados  y fallecidos en el tránsito”. Donde los controles  “son irregulares, no solo en las ciudades, sino también en las rutas” por lo que “tenemos que articular una forma de poder establecer controles y fiscalización adecuados”. Resaltando la necesidad de emprender tareas en conjunto con el Congreso Nacional de Intendentes “y las demás instituciones a los efectos de establecer este año algunas acciones que conduzcan a  lograr la meta de bajar un 10% de la cantidad de lesionados”.
En este sentido Barrios  marcó como “uno de los aspectos fundamentales resolver el permiso único nacional de conductores”, aspecto en el cual “hay voluntad política de todos los Intendentes  de  comenzarlo a discutir  este año”. Algo que permitirá “introducirnos en el permiso (de conducir) por puntos. Creemos que  esa es una meta alcanzable este año” vaticinó Barrios  “y no dudamos  que va a  colaborar  en el descenso de lesionados y fallecidos”.
  
Ud. dice que para bajar el índice de siniestros es necesario articular acciones con las intendencias. ¿Cómo lograrlo cuando la Ley Nacional de Tránsito está vigente  desde hace bastante tiempo y en varias intendencias, como la de Soriano, no  se aplica parcialmente?
-Esas son  las cosas que tenemos que corregir.

Pero se ha atado este tema con la voluntad política del gobernante de turno.
-Exacto. Creo que los Intendentes están en línea con lo que es la protección de la vida y  la salud  de la gente.
Lo que pasa es que también el país estuvo durante 30 años haciendo  manejo bastante  inadecuado del tema tránsito. La idea es incorporar  los nuevos conceptos en siniestralidad vial. Esto no se resuelve en el marco de definiciones individuales  de alguna autoridad, sea departamental o nacional. La resuelve el conjunto de políticas de Estado, y en eso los partidos  políticos están todos en sintonía, pero es necesario que ese acuerdo se traduzca en acciones precisas. Ahí hay otro nivel de dificultades. A veces,  para poder aplicar la Ley, los cuerpos inspectivos departamentales tienen enormes dificultades, al punto que inclusive se someten a una situación  de violencia, y entonces parece lógico, y ése es un planteo que nosotros venimos haciendo, que exista  una autoridad que actúe a nivel nacional. Por eso estamos planteando la creación de la Policía Nacional de Tránsito  para que colabore con  los  cuerpos inspectivos departamentales. Una Policía Nacional articulada para terminar con las jurisdicciones, rutas ciudades, departamentos. Acá los uruguayos somos todos  y tenemos  que proteger la vida de todos. Colaborar con el control, a través de un organismo central, que obviamente  forme parte del cuerpo del Ministerio del Interior  para controlar  aspectos que tienen que ver con  actitudes que son hasta delictivas. Hacer picadas  cruzándose semáforos en rojo, o cuando se enfrenta a un ómnibus de transporte de pasajeros como sucede en las rutas son un delito.
  
-        -        -        --

 
Algunos números
  El Informe  sobre siniestrabilidad 2011 elaborado por UNASEV refleja que el 90% de los siniestros de tránsito ocurren en las ciudades, “eso quiere decir que  el 90% de los heridos se dan en las ciudades”, expresó el Dr. Barrios. Una tendencia que anualmente se mantiene.  En tanto que el 43% de los siniestros ocurridos en rutas nacionales tienen consecuencias fatales. Los siniestros ocurridos en las ciudades tienen un 57% de  desenlace mortal “es decir, hay que actuar en ambas áreas, y para poder actuar  hay que tener los recursos necesarios y una política de autoridad adecuada. Por eso es que estamos planteando este tema de la Policía Nacional  de Tránsito”.



PERIODICO CENTENARIO, 28/ABRIL/2012